miércoles, 11 de mayo de 2011

Para seguir pensando en el amor ausente...

MI AMOR (2ª Parte)
En la arboleda, en donde la luna
Cubría el camino con sus sombras,
En donde la brisa se sentía como murmullos
De lo más lejano a nuestras conciencias,
Y las hojas, con vaivén dudoso,
Se sentían como pasos distanciados,
Hubo risas y hubo llantos
Que sin querer llegaron al pensarlo.
Y entre las sombras creí que caminaba,
Tu presencia o tu ausencia junto a mi lado,
Y entonces sentí una sensación extraña,
Como aquella que viví cuando partiste
Y entre tinieblas se congeló mi calma.
Y ni siquiera el poder del trueno
Al romper el silencio en dos pedazos,
Pudo hacer que yo volviera
De aquel ritual que me atrapaba.
Y sentí que algo helado me cubría
Y al mismo tiempo me aliviaba;
Eran las frías manos de pasado que me abrazaban,
Eran las lágrimas de todas las almas
Que estando frías me calentaban,
Que estando muertas me daban vida,
Que estando ausentes me confundían,
Como si fuera yo,
Entraña de sus entrañas.
ALBORNOZ, Mariela

No hay comentarios: