sábado, 30 de julio de 2011

De qué vale tenerlo todo... si falta lo más importante...

DE QUÉ VALE

De qué vale una tumba de oro
Cuando la noche se lleve la vida,
De qué vale tantas velas y flores
Si todo muy pronto pasa al olvido.

Para qué  besar la cruz si no se cae,
Para qué llorar cuando no se siente,
Siempre se adorna la triste morada
Con la vanidad que cada doliente ostente.

Para qué tanto mármol pulido,
Para qué homenajes, placas y adornos,
El que se fue, para siempre será,
Después de muerto, nada brilla en su entorno.

De qué sirve la sonrisa traidora,
Cuando la carcajada del rayo imita,
El tal eterno descanso, para todos es igual,
Los ecuerdos sólo a llorar invitan.

Qué dirán las almas cuando parten
Con el llanto triste de las campanas
Se acompañan tomados de la mano
Como enamorados de las tibias mañanas.

Al despegarae el alma del cuerpo,
Los ángeles siempre cantan en coro,
De qué sirve un duelo fingido y sonoro,
De qué vale una tumba repleta de oro.
BATTAGLIA, Luis Hugo