sábado, 23 de julio de 2011

Los Amigos siempre ven nuestros errores y tratan de mejorarnos la vida...

A UN POBRE AMIGO
Ver llorar a un niño triste, conmueve,
Pero ver llorar a un amigo del alma,
Conmueve mucho más.
El “alimento” blanco que desató el tormento
Se adueñó de la furia desenfrenada de una locura
Por llegar con su mente a otra dimensión.
Quiso encontrar algo diferente,
Pero al final de cuentas, perdió totalmente la ilusión.
Su pasión indomable por sentirse un héroe
Su mente perturbada se marchitó como una flor.
Su cuerpo frágil se cae gastando gestos de dolor.
Su mirada, sus manos y toda su alma,
Son las huellas triunfantes del terror.
En un tiempo fuiste la figura de lo intelectual
Para tus amigos de la noche, eras el inocente perfecto.
Hoy, quedan lágrimas en tus ojos,
El tiempo pasa, y en tu nombre
Sólo quedan despojos.
Hay, todos lloran por ti, porque aunque te quieren
Sin comprender el por qué, de tu derrota
Que no puedes negar
Igual que la Cruz que llevó el Señor
Cayó con ella y al final no la pudo levantar.
No te culpo amigo del alma
Pero tampoco estoy de tu lado.
El mundo no detiene su andar
Mientras unos sueñan grandezas
Otros tienen delirio por matar.
El que mueras tú, no importa.
Ya pagaste el tributo del mal andar
En la balanza del terror, todo pasa igual
El otro yo, el truhán, el señor,
Son como potros salvajes que nadie puede donar.
Los que viven de la muerte, no tienen alma.
Los que tienen alma y mueren por la muerte,
Son los que jamás aprecian la vida.
De mi mente nace, que, entre culpa y cargo,
Yo, no te mato; tú te suicidas.
No soy arma de fuego, pero tampoco un escudo defensor.
El blanco, significa “pureza”
Pero también le horror.

BATTAGLIA, Luis Hugo