sábado, 27 de agosto de 2011

25 de Agosto de 1821: Autonomía de Catamarca

Escudo de Catamarca
AUTONOMIA DE CATAMARCA

Desde el punto de vista de la jurisdicción político-administrativa, la situación de Catamarca experimenta diversos cambios en la primera década de la Revolución. Subintendencia subordinada de Salta primero y tenencia de gobernación, dependiente de Tucumán después; su tranquilidad interior vióse afectada por un pleito hegemónico entre los caudillos de esas provincias: Güemes y Aráoz. Tal condición no dejaba de ser humano para sus hijos, en quienes comenzó a madurar la idea de la autonomía. Una carta de José Pío Cisneros al Gobernador de Córdoba, Juan Bautista Bustos, en abril de 1820, así lo denuncia. Pero de momento no le fue posible sustraerse a las presiones ejercidas por Aráoz, quien comprometió a la provincia en la formación de la República del Tucumán. Pero pronto la influencia de Aráoz declina, lo cual hizo que se robusteciera el proyecto de la Autonomía. La cuestión fue planteada por Eusebio Gregorio Ruzo, en ocasión de la Asamblea Electoral reunida para designar diputado al congreso convocado por Bustos desde Córdoba.
El 25 de Agosto de 1821 se realizo un Cabildo Abierto, con asistencia de 54 ciudadanos, entre los que se encontraban sacerdotes, militares, intelectuales, comerciantes y hacendados con sus autoridades respectivas. El Cabildo Abierto declaró "que el pueblo de Catamarca era tan libre como todos los demás de la establecida Unión del Sud, y que podía, lo mismo que cada uno de ellos, usar sus regalías y derechos, y que, en ejercicio de estas naturales dotes, podía también la unión y dependencia que por medio de sus diputados había contraído con la República de Tucumán".
En la misma sesión se dispuso nombrar Gobernador de la Provincia a D. Nicolás Avellaneda y Tula, y comandante al Coronel Mayor de Punto José Manuel Figueroa Cáceres.