sábado, 13 de agosto de 2011

Ärbol, eres como una persona más que nos brinda su amistad y refugio...

GUARDIÁN CENTENARIO
Árbol ergido callado y altivo
Quiero hacer de tu tronco
Y de tus brazos crespos
Mi hogar, mi estar.
Quiero compartir
Tu alma de madera
En los atardeceres
Junto con los coyuyos
De pitos y matracas que te habitan.
Quiero alojarme en la piel
De tu corteza joven.
Ser viajero cósmico en tu savia
Mimetizarme en ti
Desde la vaina dorada
Hasta la profundidad de tu raíz zanahoria
Latiendo en la fugacidad de mi existencia.
Quiero verte concebir a tus hajas
Las que limentaron por siglos
A los diaguitas, criollos e inmigrantes
Amparados en tu fronda.
Tu madre que vive en cercanías
Envió la semilla de su fruto.
Un ketupí cual cigüeña
La dejó en la entrada de mi casa,
Para que la acequia de mita centenaria
Te nutra con el vigor fecundo de sus aguas.
Hoja a hoja, tallo a tallo
Verde a verde, tu creciste.
Y hoy tu figura majestuosa
Como alerta centinela
Levanta su copa de estirpe
Y nos inunda de fulguros.
Poco cuenta que sea lenta tu marcha
En relación con la velocidad de mi vida,
Tú me continúas.
VARGAS AIGNASSE, Rodolfo



No hay comentarios: