viernes, 5 de agosto de 2011

Cuando un amor se va y nos deja una profunda huella en nuestro corazón...

CON LAS GANAS

Me quedé con las ganas
Que tus brazos sean los límites
De mis cuerpo y de mis ansias.
Me quedé con las ganas
Que tu montaña reciba mi nieve
Y que fluya en tus bajadas
Todas mis arenas y mis aguas.
Me quedé con las gans
De darle el sudor de mis manos
Cuando sea mi fiebre la que habla.
Me quedé con las ganas
De acunar mi frente en tu pecho
Cuando mi llanto sea tu lágrima.
Me quedé con las ganas
De ser un sol para tus mañanas
Por no tener un alba de regalo
Cuando abra sus alas el día
Y yo nunca esté a tu lado.
Me quedé con las ganas
De nombrarte caballero
Porque no soy la reina de tu reino
Porque llevo la cruz
En mi larga cruzada
El corazón como escudo.
Quise que lleves mi nombre
Por tus jardines y sabanas
Hasta creí ser tu universo
Pero me quedé con las ganas…

PEREA DORADO, María del Valle (Nita)


1 comentario:

Anónimo dijo...

esta muy buenaa me encamto esa poesia... muy buena muy buena