domingo, 21 de agosto de 2011

Inmigrantes, llegaron a nuevas tierras buscando una nueva vida...

TUS OJOS, PADRE
(A los inmigrantes radicados en Andalgalá)

Tus ojos, padre,
No eran azules ni verdes,
Eran del color del mar,
En días de pleno sol.
Viniste de tan lejos
Buscando paz a esta tierra
Pero el turquesa del mar,
De tu Adriático mar,
Se vino contigo.
Esos ojos nostalgiosos,
Límpidos y claros
Que nunca se ensombrecían
Por odios ni rencores,
A veces, si su mirada
Se perdía en las lejanías
Y el brillo de una lágrima
Que pugnaba por salir
Ponía luz en el turquesa
Y derramábase cual ola
Que baña las costas con sal.
Si hoy vieras, padre,
Tu país despedazado
Y si supieras
Que ya no serías yugoslavo,
Que tu país ya no existe,
Que las guerras retornaron
Trayendo dolor y muerte,
Entonces sí, padre,
La pena los pondría grises
Como el mar, en días tormentosos.
Prefiero recordar de ellos
Ese tono indefinido
Entre el verde y el azul,
Tus ojos color turquesa,
Luminosos y claros
Como un límpido mar
En día de pleno sol.

MATESICH, Diola María