domingo, 21 de agosto de 2011

Juegos que emocionan...

El Caballo de Caña:

Intervienen niños de 2 a 10 años, y algunas veces mayorcitos.
Cada niño se provee de una caña del largo deseado y bien alisado. En una de las puntas de la caña se ata un piolín a manera de riendas y se monta sobre ella y se sale disparando para ver cuál caballo es más ligero. Después de ese ensayo previo, se arman las carreras. Concluidas que son, cada jinete ata su caballo contra en palo, para que descanse y no se disparen y mientras tanto los jinetes también descansan.
Llega la noche, y ya procura cada uno echar su caballo a pasto, para que amanezca al día siguiente bien brioso y guapo.