viernes, 5 de agosto de 2011

Mujer que sueñas con tantas cosas...

UN SUEÑO
Mujer inconfundible,
Presentía tus pasos
Las violetas sonreían
Dormidas en tus labios.
Traías en las manos
Los ademanes tibios
como las mariposas
Que visitan los lirios.
Una brisa furtiva
Agitaba tu falda
Y gorjeaban gorriones
De tu país de fábula.
De pronto los azahares
Debajo de tu frente
Me ofrecieron sus cálices
De ternura silente.
Y yo, que me llamé hija
Desde tu vientre bueno,
Te vi y toda la infancia
Fue acuarela de un sueño.



SACCHETTI, Ana María