sábado, 10 de septiembre de 2011

Maestra... siempre dispuesta a enseñar y dar algo más...

LA PROTAGONISTA

Ha puesto la docencia
Atada en la cruz de la vida
Y después de un juramento
Comenzó su destino.
Despierta cada mañana desde entonces
Y con la estrella que da luz de esperanza,
Ajusta su chaqueta blanca,
Celeste o cuadrillé,
Y se encamina decididamente
Hacia su escuela,
Donde aromatiza con su perfume
El aula en la que siembra cada día,
En cada mente chiquitita, la luz del saber.
Y cuando habla la voz dulce
Suena como las campanas de la Iglesia
Hacia los cuatro vientos,
De a ratos despacio
Y de repente en un solo en su garganta,
Parece que cantara algo dulce
En la ópera.
Cuando mira, fijamente a los ojos,
Con ternura,
Deja que la timidez se vuelva confianza.
Si se requiere una mamá,
Ella acude presurosa,
Lo mismo que a entregar un consejo,
Lo da desde el alma.
Y cuando pone la nota?!
¡Siempre le aumenta un poquito!
Es su forma de ayudar, de mimar
Y pedir que estudien más...

VIVANCO, Víctor Adolfo

No hay comentarios: