miércoles, 14 de diciembre de 2011

Camina sin prisa y quienes lo miran, lo ven con otros ojos...

NIÑO VAGABUNDO

Pies descalzos, remera mangas cortas,
Camina sin prisa buscando una promesa,
El niño vagabundo, su casa es cualquier parte,
Su madre una mano bondadosa
Que extiende una moneda un pedazo de pan,
Su padre el silencio y el olvido,
Su amigo el perrito bayo que le hace sombra
Y su esperanza solamente un plato de comida.
A dónde vas, pequeño ángel
Necesitado de cariño,
Mostrando sin descaro la impotencia
De sobrevivir cada día.
Yo conozco tu camino,
Senda entre jarillas que llega al basural
Donde, para los que tienen, es nada,
Pero para ti que no lo tienes, es todo.
Comida, objeto que atesoras,
Mientras que los que comen de dos manos,
Una justa y otra injusta,
Se regocijan en su abundancia,
¡Qué clase de alma tienen ellos!
Y cuál es la fe que profesan,
Si en sus proyectos no figuras,
Angelito de la tierra,
Allí solo figura otra forma
De encontrar dinero.
Camina entre nosotros, niño vagabundo
Y saca a la luz nuestras miserias
Que para ti Dios un tesoro tiene,
Camina entre nosotros
Para que avergüences nuestras riquezas
Y calles nuestras palabras de injusticia;
Y cuando mires, hazlo fijamente a los ojos
Para que todo nuestro orgullo
Se derrumbe sin remedio.
Y de ellos, que prometen ayudarte
No esperes nada, solamente el olvido,
Deja que los juzgue su conciencia,
Que ante ti y tus hermanos
Solo con la madre
Que abandona a sus hijos.
Espera solo en Dios y su mano
Que aparece a la vuelta de la esquina,
Con pan, abrigo o comida.
Camina por nuestras calles el niño vagabundo
Y al verlo, una lagrima escondida en la vergüenza
Se escurre hacia el centro del alma;
¡¿De cuál presente y cuál futuro discutimos?!
Si hasta que las miserias que arraigamos
No se desvanezcan y se transformen en amor y misericordia,
Todos ante DIOS seremos el NIÑO VAGABUNDO.

VIVANCO, Víctor Adolfo
 

No hay comentarios: