sábado, 31 de diciembre de 2011

Cuentos para pensa y mejorar nuestro actuar...

LA ESCALERA

Un carpintero que todos los días iba a rezar a la montaña,
decidió un día construir una escalera para poder subir por la montaña más rápido y poder estar cerca de Dios.
Un vecino que vio lo que estaba haciendo le dijo:
-Si me regalas un pequeño pedazo, a mi me serviría mucho y a tu obra casi no la perjudicará, ¿podrías regalarme un tramo de tu escalera?
El carpintero se rascó la cabeza y se lo dio. El vecino se lo agradeció y se fue muy contento. Después llegó otra persona y le explicó que,
permitiéndole usar unos peldaños, trabajaría y alimentaria a sus hijos. El carpintero accedió y le regaló unos peldaños.
El hombre se retiró contento y agradecido.
El carpintero continuó trabajando en su obra. Pasó por allí una pobre mujer y le pidió que le regalara un pedazo de madera,
ya que era urgente arreglar una pared de su casa por la que se colaba el viento. El carpintero accedió. La mujer se alejó contenta y agradecida.
Vinieron muchos más y el carpintero seguía accediendo. El invierno era duro, la miseria muy grande, y el carpintero daba a todos pedazos de su escalera,
aun para quemarlos como leña. Y decía:
-No comprendo, mujer. ¡Mi escalera es cada vez más chica y, sin embargo, me siento cada día más cerca del cielo!
Autor desconocido


DARSE CUENTA

Me levanto una mañana,
Salgo de mi casa,
Hay un pozo en la vereda,
No lo veo,
Y me caigo en él.
Día siguiente…
Salgo de mi casa,
Me olvido que hay un pozo en la vereda,
Y vuelvo a caer en él.
Tercer día,
Salgo de mi casa tratando de acordarme
Que hay un pozo en la vereda,
Sin embargo
No lo recuerdo,
Y caigo en él.
Cuarto día,
Salgo de mi casa tratando de acordarme
Del pozo en la vereda,
Lo recuerdo,
Y a pesar de eso,
No veo el pozo
Y caigo en él.
Quinto día,
Salgo de mi casa,
Recuerdo que tengo que tener presente
El pozo en la vereda
Y camino mirando el piso,
Y lo veo
Y a pesar de verlo,
Caigo en él.
Sexto día,
Salgo de mi casa,
Recuerdo el pozo en la vereda,
Voy buscándolo con la vista,
Lo veo,
Intento saltarlo,
Pero caigo en él.
Séptimo día,
Salgo de mi casa
Veo el pozo,
Tomo carrera,
Salto,
Rozo con la puntas de mis pies el borde del otro lado,
Pero no es suficiente y caigo en él.
Octavo día,
Salgo de mi casa,
Veo el pozo,
Tomo carrera,
Salto,
¡Llego al otro lado!
Me siento tan orgulloso de haberlo conseguido,
Que festejo dando saltos de alegría…
Y al hacerlo,
Caigo otra vez en el pozo.
Noveno día,
Salgo de mi casa,
Veo el pozo,
Tomo carrera,
Lo salto,
Y sigo mi camino.
Decimo día,
Me doy cuenta
Recién hoy
Que es más cómodo
Caminar…
Por la vereda de enfrente.
Jorge Bucay

No hay comentarios: