miércoles, 7 de diciembre de 2011

Ellos, palabra tan corta y que relata tantas historias...

ELLOS

Un hombre flaco y alto
Que parece un suspiro,
De manos negras y ojos rojos
Como el carbón que fabrica;
Una mujer piel curtida,
Labios rectos y mirada triste,
Que recoge sus castigados cabellos
En apresurado rodete;
Un hombre tosco y de andar lento,
Cara risueña y mirada pura,
Cuyas piernas curvadas y torpes
Siempre arrastarn heredados zapatos;
Un hombre tosco, andrajoso,
Borracho, rebelde, agresivo,
Que solo se dulcifica cuando talla la madera;
Y niños,
Niños y niñas,
Delgados,
Opacos.
Ellos piden, piden todo
Para cubrir la pobreza,
Para aliviar el alma.
Ellos…
Ellos son algunos de los Cristos
Que vienen siempre a mi puerta.
Ellos…
Ellos me alcanzan un peldaño blanco
Con los que lentamente…,
Lentamente, forjo mi escalera
Por la que espero ascender
Cuando se acaben mis dias.
Ellos…
Ellos seran los bienaventurados
Y de ellos estarán llenos los cielos.
Y yo…,
¡Yo trato de alcanzarlos!
Pero…
¡Ay!...¡Se me esfumaron los peldaños blancos!,
Pues mi mano izquierda
Se enteró de los que dio mi derecha.

MATESICH, Diola María