lunes, 24 de octubre de 2011

Relatos, leyendas hechas realidad…

Las Tres Cruces:

Carapunco, paraje ubicado en la quebrada norte de Villa Vil, vivía la familia de don Leocadio Ríos, su conyugue Petrona Díaz, y una bebé de tres meses, convivían con doña Concepción Díaz, su hija Rufina, quienes eran suegra y cuñada del referente.
Este humilde jornalero se las arreglaba en tareas varias para suplir gastos de su prole. En épocas de la zafra, solía mudarse a la Provincia de Tucumán para pelar caña, sin antes requerirle a su pareja, que le acompañara para que le cocinara y le ayudara en otros tipos de labores, ella se negaba a seguirlo.
Don Leocadio, en un momento dado regresa a su residencia, cuando pretende retornar a su trabajo, insiste por su compañía, la señora reitera su negativa. El hombre, ofendido en su amor propio, se enfurece y reacciona violentamente, las mujeres al ver transfigurado al marido, salen corriendo hacia el monte para esconderse en la sombra de la noche, su esposa Petrona acarrea a su nenita en brazos. El conyugue totalmente descontrolado, saca el revólver y las persigue, por el mismo lugar que tomaron. Se especula que las alcanzó y por el espectro de los bultos dispara varios balazos los que hacen impacto en el cuerpo de las damas que caen mortalmente. La guagüita de milagro sale ilesa, amaneciendo en el pecho de su madre, Rufina se guareció en el corral de las cabras.
El homicida al consumir la tragedia, se suicida pegándose en tiro en la cabeza.
Los cadáveres fueron sepultados en fosas que cavaron, en los mismos lugares que habían perecido, colocándoseles cruces de madera con el nombre de cada uno de ellos.
¡Eh ahí, el origen de las Tres Cruces!

Relatos, leyendas hechas realidad…

El Familiar:

Nuestros progenitores contaban: En los ingenios, estancias, fincas y en otras dependencias, algunos patrones pactaban con el Satán para que protegiera de sus bienes e inmuebles, este convenio es válido solamente a cambio del alma.
Este diabólico personaje, se transforma en perro, sus jornadas las efectúa mayormente de noche y actúa con escrupulosidad. Sus aspectos son horribles, tiene los ojos como de fuego, colmillos alargados, boca deformada y cabeza monstruosa.
Prati Herrera y José Ramallo manifestaban: Nos íbamos a la leña por una picada, los gallos daban sus primeras afinaciones, el cielo se estaba encapotando, la noche se apostaba oscura, no se distinguían ni las manos, tropezábamos y chocábamos con gajos y troncos que había en medio del trayecto, llegamos a una barraca de salar y de curtir cueros, vemos una luz ardiente, inmóvil, enfrente mismo de la puerta de la curtiembre, en los instantes resplandece un relámpago, y en el fusileo alcanzamos a reconocer una bestia semejanza de perro, era corpulento y chuschudo, la lumbre había sido que refractaba de los ojos del bárbaro.
Nosotros cruzamos mudos el establo y proseguimos el recorrido.
En otra oportunidad nos dirigimos a la finca “El Colegio”, nos encaminamos por un callejón que había entremedio del inmueble, al ganar la fundación, en una de las casa residía Don Reyes Burgos, y como a unos veinte metros, Don Celedonio Chayle (hoy local de Agronomía), nosotros nos conducíamos para su domicilio. Al ir atravesando unos olivares, aparece de entre las plantas un perruno extravagante, daba ruñidos chocantes y venia hostigándonos por detrás, nos alzamos a correr, logrando llegar a la vivienda, este terrorífico bicho se detiene a unos veinticinco metros de la casa, los guardianes de Don Chayle lo atropellaron sin enfrentarlo y se volvieron lloriqueando, permaneció un par de minutos y se fue.
Don Celedonio, nos confiaba de que siempre lo veían pasar de un lado a otro. Aseguraba que es el custodio del Colegio, ¡precisamente el Familiar!

Relatos, leyendas hechas realidad…

El Camión Fantasma:

Doña Juana Rasguido relata: Cerrada la oración arrancamos de Capillitas soltándonos para Andalgalá, íbamos arreando una tropa de burros cargados con cabritos, quesos, quesillos, cueros, y lanas de ovejas, para negociar o cambalachar en el pueblo.
Para esta expedición, nos conquistamos cuatro mujeres y un muchachón, todos mayores de edad. Prosigue: Llegando a la alcantarilla del diablo, en una parte inclinada de la cuesta, alcanzamos a divisar un camión carrocería blanca, cabina verde, que venía repechando, su luz refractaba en las curvas, el bramido del motor nos parecía muy agudo y fuerte. En una partecita ancha nos hacemos a un lado, para dar lugar a que pasara. Aguardamos un rato largo, pero lerdeaba en toparse, optamos continuar, anduvimos un buen tirón, seguía sin mostraras. Lo sorprendente del caso, es que el rugir del motor ya no se percibía en la cuesta, sino que lejos de la ruta, como si traspasara directamente las montañas.
La luna se desplazaba sobre las cumbres, nosotros persistimos en el andar.

Docentes jubilosos, que siempre tienen una palabra justa...

LOS DOCENTES JUBILADOS

Los auténticos docentes nunca cesan,
no hay invierno que congele su carrera,
siempre están con el espíritu encendido
proyectando la enseñanza en primavera.
Manteniendo su diálogo fecundo
en la hora perenne, con unción,
o ilustrando un poema educativo
con la magia de su noble vocación.
Y aunque sólo de nombre sean pasivos
y no estén al sistema incorporados,
con afán lo mismo siguen aportando
su experiencia los docentes jubilados.
La experiencia ex docente es sólo forma
porque el arte de enseñar no tiene fin,
y el que siente en el alma la docencia
la palpita hasta en el último confin.
Yo les llamo los docentes jubilosos
porque a fe de abnegados mensajeros,
si a conciencia su labor fieles cumplieron
ellos si que son docentes verdaderos.
Es su obra humilde y silenciosa
el más bello y admirable pedestal,
pues su única gloria es hacer patria
y ver grande a la patria es su ideal.

URIBIO,José

Docencia... Gran labor argentina...

ALAS BLANCAS

A los docentes jubilados
En el silencio de una noche clara
una paloma cerró muy triste sus alas,
después de tanto y tanto desplegarlas
un tiempo de reposo al fin le aguarda.
Y sus ojos de cielo escondieron la mirada
es que se le había escapado una lágrima,
pero no es su dolor por una daga
sino por el adiós a su escuela tan amada.
Cobijó en tantos años cientos de almas
y en su caja de recuerdos aún resuenan gargantas
de bulliciosos pichones que pasaban y pasaban,
y fueron décadas colmadas de esperanzas,
y han sido acentos, figuras, palabras,
más nunca escrito con llamas
sino la verdad de su luz tan sabia.
Y en los amaneceres, al salir de su casa
llevando en la vena su fluidez de santa,
concretaba su obra con humildad y prestancia,
que no ha de quedar trunca pues la levantan
los hijos en quienes dejó su huella marcada.
Por eso no son las tinieblas, sino la pausa,
la que le llega a su docencia magna,
ni es hojarasca la que cae a sus plantas
sino los laureles del guerrero que descansa.
Tampoco es la estrella que fenece y se apaga
ni la puera que con furia el viento traba,
es la antorcha que sigue despejando la nada
y es el vuelo tan noble y tan firme del águila.
Y esta paloma nívea, en lo alto de la rama
gritó con ua mezcla de ternura y rabia:
¡¿Dónde están mis niños, mis tizas, mis mañanas,
dónde está mi patio, mi guardapolvo, mi aula?!
...Ya rumbo al nido, acariciando sus plumas gastadas,
con fuerte latido y cabeza gacha,
acomodó en un rincón su venerada túnica blanca
y oyó a lo lejos, lejos, un último suspiro de campana...

PEREA DORADO, María del Valle

Mamá, palabra tan corta y tan grande...

MAMÁ

MAMÁ, palabra que uno comienza a pronunciar
Sin saber que es la fuente de la vida,
Tú acunas y cuidas
Sin importarte lo que debas enfrentar.

MAMÁ, en todo momento estás,
Con tu gesto, tu sonrisa o tu reproche,
Demostrando el inmenso amor que acumulas.
Tratas de que no falte el pan
Y el alimento a tu familia,
No sé cómo ni cuándo,
Pero en ese aspecto no te descuidas.

MAMÁ, enojada o alegre,
Al ver las notas de la escuela,
Preocupada siempre por tu hijo,
Controlas su libertad,
Con paciencia y consejos,
Logras su vida encaminar.

MAMÁ, cuánto hablaría de ti,
Pero solo me atrevo a escribir
Que “lo más importante es tenerte a ti,
Valorarte por todo lo que hiciste por mí.
¡Que Dios te bendiga por siempre
Y cuide de tu porvenir!”

FLORES, Delia del Carmen

Madre, sigues adelante a pesar de todo...

CONSEJO A UNA MADRE SOLTERA

Madre, eres lo más grande
Que el mundo puede haber.
Muchos no te comprenden.
No sé qué se puede hacer.
No les haga caso,
No les prestes atención,
Porque ellos no comprenden
Lo que hay en tu corazón.
Yo, como madre, te aconsejo
Que no agaches la cabeza,
Porque cuando ese niño nazca
Orgulloso va a estar
De esa Madre Soltera
Que siempre lo supo amar.
¡Madre! Palabra hermosa,
No se puede comparar,
Por más que pasen los años
“viva o muerta”, con nosotros
Siempre has de estar.

CHAPIEL, Irma Irene


Libros con tinta andalgalense...

“ANDANADAS DE CUENTOS Y LEYENDAS”

En su prólogo, el autor explica detalles del libro:
“Al escribir este libro ‘Andanadas de Cuentos y Leyendas’, consideré necesario extraer las vivencias de estas historias, o mejor dicho el protagonismo de cada relato.
Se sabe que la mente es el arma más poderosa que tiene el hombre, es capaz de construir y destruir, y nadie puede marginar a la gente de sus imaginaciones, creencias sobrenaturales o fetichismos tuvieron vigencia de por siglos.
En mis investigaciones enmarqué la magia y sus temáticas que hacen a las adaptaciones de vulgaridades lugareñas.
Mis intenciones es señalar las elevadas interpretaciones que contienen estas narraciones, cuyos temarios penetra una impresión literaria significativa.
La obra muestra una faceta de sensibilidad espiritual que la distingue, la caracteriza y le da un matiz especial de convicción.
Este volumen de: ‘Andanadas de Cuentos y Leyendas’ es la expresión escrita de sucesos pueblerinos”.
Libro escrito por don Pedro Juan Berbel (Pedro del Fuerte).
Salió al público en el año 2009, y tuvo su reimpresión en abril de 2010.
La impresión se realizó en los talleres gráficos de Ediciones Color S.A., Catamarca.

domingo, 16 de octubre de 2011

Noticias Culturales


8va. Feria del Libro Nacional y 1er. Encuentro de Escritores Jóvenes, 2011
El dia 14 de octubre, se hizo la apertura de la feria en el Predio Ferial de Catamarca, con la presencia del Gobernador de la Provincia y parte de su gabinete. Mientras que, los dias 14 y 15, se llevó a cabo el 1er. Encuentro de Escritores Jóvenes. Al encuentro fueron invitados representantes de varios departamentos (Tinogasta, Andalgalá, Pomán, Capayán, Valle Viejo, San Fernanado del Valle de Catamarca, entre otros). La iniciativa surgió del grupo "Los Innombrables", pertenecientes en su mayoria a la Ciudad Capital de la provincia, con la guía de Celia Saquis, quien dijo "este encuentro es una previa paralo que será el año proximo, queremos que se sigan reuniendo y cada vez sea mayor la concurrencia".
El dia sabado, los jóvenes se reunieron en el auditorio 2 del Predio Ferial, donde compartieron sus inquietudes literarias, como ser la situación que viven en sus departamentos y cómo se organizan, la razón por la cual se ven condicionados al momento de escribir, qué se tiene en cuenta, el rechazo que puede surgir en la sociedad, entre otras cuestiones que tienen como jóvenes escritores.
La conversación fue extensa, rica en los contenidos tratados, en las opiniones planteadas, en los saberes que se pudieron compartir y adquirir.
Se tuvo la presencia de los escritores que incursionan en este arte, como ser Guillermo, Victoria, Victor, Fernanda, José Luis, Juan, Cristian, Ariel, Daniel, entre otros jóvenes que se iban incorporando al grupo de lectura. Al finalizar esta charla, se compartieron los textos con los demás presentes.
Después de un pequeño almuerzo, se dieron a conocer las conclusiones de cada uno de los participantes que fueron muy ricas, ya que se pudo sacar diversas conclusiones con respecto al grupo "Los Innombrables" y al Encuentro. Los miembros del grupo, resaltaron lo siguiente "El objetivo de la formación de un grupo es dejar de lado los individualismos, y trabajar en equipo para compartir las producciones y así fomentar la escritura. Además, más adelante, se puede fusionar con otras artes y unirlas. Queremos que estosea un comienzo, para que los proximos años, puedan venir más jóvenes y brindarles más cosas..."
Una vez concluido el encuentro, cerca de las 17 hs., los chicos siguieron compartiendo el dia, pero no como solo escritores, sino como compañeros...



















Leyendas que dan muchas sensaciones a nuestra imaginación...

Leyenda de la Rosa del Inca:


En el tiempo de las Ajllas, las castas sacerdotisas del Inca, jóvenes reclutadas como tributo que los sometidos pagaban al Inca y donaciones o entregas que hacían sus padres. Eran ser seleccionadas por el Apo-Panaca, un hombre sabio, que escogía a niñas entre 8 y 10 años, cuya belleza debía emanar un hálito de misterio. En una ocasión, se presentó una niña que no tuvo que ser reclutada ni obligada a dejar su casa; su corazón lleno de pureza y amor, la llevó a aceptar su destino; su mirada no era igual al de las otras niñas, sobresalía entre las demás; sus ojos grises oscuros cautivaban a todos, parecía que a través de ello, la pequeña veía más allá de lo visible, lo “invisible”. Ella y sus compañeras fueron llevadas al acllahuasi, la Casa de las Escogidas, donde permanecerían enclaustradas hasta su adolescencia, recibiendo educación de las mamaconas.
Las vírgenes del Sol, estaban dedicadas al servicio del culto solar, elaboración de ropa, ser entregadas como esposas a los nobles, alegrar la vida de los hijos del Sol a través del canto, el baile y la música. Ellas residían en el armonioso y misterioso Lago Titicaca, un lago transparente y de aguas saladas, que al reflejarse el Sol, éstas tornaban azules, y después se evaporaban, en forma de pequeños destellos plateados, que a medida  que asc4endian generaban una radiante luz, que iluminaba a la Isla Koati, donde la luna había nacido, entre relieves escarpados; y a la Isla del Sol, en la cual la sencillez de las terrazas de cultivo daban una visión maravillosa, apacible, amistosa de aquel lugar, dominado por los eternos nevados, de una espléndida cordillera. De este lago, surgieron los legendarios Manco Capac y Mama Ocllo para fundar el Tahuantinsuyo, único recinto donde el Sol y la Luna, un día al año se encontraban para fecundar las mieses, irradiar la luz y hacer manas las aguas; las altísimas puertas se abrían paso para dar salida a la elegida por el Inca y así prologar la pureza de la raza…
Huiracocha, un sencillo hombre que tomó este nombre, el de Viracocha Inca, cuando en una extraña noche, tuvo un sueño divino con el dios Viracocha; dejó inaugurado allí el reino de la diosa Pachamama, de la madre tierra, quien fue una bella mujer indígena, medio retacona, acompañada siempre por un perro negro, una víbora y un quirquincho; que por su amor a la tierra, a la vida, a la naturaleza, Inti decidió hacerla su esposa, convirtiéndola en un dios femenino, cuyo poder sería el de producir, engendrar... El dios Sol, construyó para ella, una morada digna de una diosa, en la cima de un cerro, donde un toro de astas doradas custodia el lugar, emitiendo bramidos como nubes de tormenta…
Un lejano día de esos, un invencible guerrero domador de los Andes Tupac-Canqui, enviado como emisario de un pueblo vecino, llevando consigo numerosas ofrendas para el Inca. Después de haber descansado lo suficiente, lo llevaron a recorrer el lago; mientras observaba todo a su alrededor, la paz, la tranquilidad, una tibia luz emergió del cielo gris, dirigiéndose al acllahuasi, el joven guerrero quedó impactado por lo sucedido, levantó su mirada, buscando el lugar donde terminaba aquella luz… Allí, en el lugar menos pensado, encontró a la bella Ñusta Ajlla, de repente una suave brisa comenzó a jugar con sus cabellos… de pronto sus ojos lo miraron y los de él, le correspondieron, ambos quedaron hipnotizados por aquella mirada que marcó para siempre sus vidas. Tupac-Canqui sonrió al mismo tiempo que ella, pero pronto ella recordó por qué estaba allí y qué debía hacer, agachó s cabeza y volvió a sus tareas habituales. El guerrero quedó desilusionado por aquella actitud, pero en su mente y en su corazón, una luz había comenzado a iluminar todo su ser…
La noche se le hizo eterna, fue entonces cuando tomó una decisión que cambiaría su futuro… levantándose de su cama en silencio, procurando ser invisible en la clara noche, buscó el camino más corto y menos complicado, pero no lo halló; al llegar, sin duda alguna, con sus pensamientos firmes y decidido osó cruzar la superficie de plata del lago sagrado y escaló los altos farallones que guardaban el recinto. El amor y el deseo cegaron la conciencia de Tupac-Canqui y el atrevimiento lo llevó a profanar el lugar, allí volvió a ver aquellos ojos iluminados por la luna; la virgen del Sol, tomó involuntariamente su mano y junto salieron, sin miedo a morir…
Pero las leyes del Inca, se erigían amenazantes en todo el Tahuantinsuyo. Huyeron por el rumbo de la Cruz del Sur, que con sus cuatro estrellas brillantes, supieron guiarlos en la noche que comenzaba a tornarse oscura. Cruzaron las aguas cristalinas, las islas que lo rodeaban formaban para ellos, murallas que impedían su salida, pero el deseo de salvar la nueva raza que pronto surgiría fue más magnánima, haciéndolos cruzar, salir a pesar de las dificultades y así salvar la mies de las nueve lunas; mientras en el Tihuanaco la ciudad santuario y de los hijos del Sol, rodeada por un aura mágica y mítica, se llenaba de voces de estupefacción y de ira, tropeles armados fueron a castigar la afrenta para la casta del Inca…
Cuentan el Monarca, nunca pudo alcanzarlos y que desde entonces se mantuvo la orden de persecución en toda la región de su extenso imperio. La pareja logró llegar hasta las proximidades de los salares del Pipanaco y que de ese amor nacieron muchos hijos, sufrientes parcos y laboriosos, antecesores de los Ayunaras y fundadores de los pueblos diaguitas.
Las leyes del Inca no los alcanzaron, pero sí el maleficio de los hechiceros a su servicio. Al morir Ñusta Ajlla fue enterrada en la cima de la montaña, para que cuando miren hacia allí, recuerden el amor, el sacrificio y la fidelidad eternos. El guerrero Tupac Canqui, ya viejo por el paso de los años, por la tristeza y por el dolor del amor ausente, se acostó una noche a dormir el sueño milenario y eterno de la piedra para vivir por siempre su dulce y tierno sueño de amor…
Dicen que el chasqui andalgalense, un emisario que servía de correo y mensajero, fue el primero que arriando una majada de vicuñas, guiado por la curiosidad y un sentimiento que nacía de su interior, difícil de explicar, volvió a la cima de aquella montaña donde se encontraba Ñusta Ajlla enterrada; al llegar, el dios Sol emitió un rayo de luz, lo que llenó más de intriga al hombre, se acercó más y descubrió que entre los pesados peñascos que habían tapado aquel cuerpo, florecían en la piedra, pétalos de sangre apiñados como rosas. Tomó una de esas piedras, dejó la manada y partió presuroso con la ofrenda de paz para el Inca.
Tras largos días y noches de andar con rumbo poco seguro, el chasqui alcanzó el último tramo del camino que conducía a la morada del Rey Inca.
El hijo del Sol acogió la piedra sanguínea, que le entregó el chasqui como quien recibe de vuelta al hogar a quienes las generaciones no sólo han perdonado, sino que quieren reivindicar haciéndoles mártir del amor.
Desde entonces, trozos de esa piedra, bautizada como “ROSA del INCA”, porque la joven pertenecía solo al Inca, aunque huyera, después retorna como rosa petrificada, colgaron del cuello de las princesas del Tihuanaco, en señal de perdón, reconciliación, fidelidad, sacrificio y adhesión al amor.

Escrito por una joven andalgalense…

Leyendas andalgalenses que enriquecen la cultura...

La Viuda Negra: Un enigma para los jinetes nocturnos:

Los abuelos del Noroeste argentino cuentan que desde hace siglos aparece “La Viuda”, una mujer solitaria y nocturna que asusta únicamente a los hombres.
Nadie sabe con exactitud su origen. Algunos dicen que ella murió de tristeza, que su marido fue un gran jinete y que en una noche de regreso al hogar, recibió un flechazo que le atravesó el corazón, hiriéndolo de muerte.
En las noches de luna llena cuando el viento se hace presente con una suave brisa y mientras el cielo se viste de miles de estrellas que titilan como al son de una canción serena, es muy común ver entre los árboles más viejos, una oscura y difusa figura femenina, empeñada en la pesquisa de cualquier jinete varón.
Tal vez esta misteriosa dama recuerda a su esposo en cada hombre a quien acompaña.
Lucios, un joven audaz y aventurero, emprendió un arduo viaje, cabalgando en su fiel compañero. Después de varias horas de recorrido, la noche se hizo presente, de repente el cielo se cubrió con nubes rojizas que solo dejaban entrever una luz traslúcida de la luna, el animal comenzó a inquietarse, luego se detuvo, el joven insistió en continuar, pero la bestia no respondió a sus órdenes.
Lucios desconcertado observó cuidadosamente el lugar. El viento se había detenido, la naturaleza pareció petrificarse, luego advirtió que algo extraño posó detrás de sus espaldas y le respiraba un aire frío en la nuca. Entonces tomó conciencia de que se trataba de una criatura ajena a este mundo. Intentó girar su cabeza, pero no pudo. El miedo lo paralizó y se apoderó de todo su ser.
Al instante, recordó las advertencias de su hermano mayor antes de partir:
_ Lucios, hermano mío, te voy a contar algo que no debes temer ni mucho menos olvidar.
_ Cuenta hermano, te escucho.
_ Comentan que por donde tu pasarás, aparece una mujer, un alma en pena, que espera todas las noches a cualquier jinete solitario, para pasear en su caballo. Si llegara a sucederte esto, no debes resistirte. Tienes que llevarla en tu animal, continuar el viaje hasta que ella decida viajar. ¡Ojo!, no intentes nada contra ella, ni siquiera mirarla. Hubo jinetes corajudos que osaron liberarse de esta extraña compañía, sacaron su cuchillo para incrustárselo, pero la hoja al chocar con sus huesos duros se rompió en pedazos. Todos ellos, a los tres días murieron repentinamente….
El paisaje cobró vida otra vez. El caballo retomó su caminata cargando a su amo y a la nueva y misteriosa compañera. Mientras tanto, Lucios vuelve a sentir un suspiro helado, pero ahora en su oreja derecha. Luego, unos brazos flacos y débiles acarician sus hombros. El joven lucha por contener su pánico y sus ansias de librarse de ella.
_ Es una hermosa noche para pasear por este bosque tan bello – dijo la dama.
El caballero sacó ánimos de sus entrañas y titubeando le respondió amablemente:
_ ¡Si!... Es una bonita noche para cabalgar.
_ ¡Habla jinete!, no me temas yo solo quiero pasear contigo en tu caballo.
Lucios jamás escuchó una voz igual, sin embargo comprendió que esos sonidos ovillaban una pena desgarrante. Ésto lo tranquilizó y se apiadó de ella.
_ La llevaré hasta donde usted desee, señora.
Al cabo de unos minutos, la naturaleza volvió a estancarse, el tiempo se detuvo y así también lo hizo el caballo. Lucios recobra nuevamente el temor y la incertidumbre.
_ Bueno Lucios, (esta vez lo llamó por su nombre), aquí me bajo, agradezco tu cortesía. Cuando regreses a tu hogar, encontrarás en tu habitación, riquezas inigualables.
Lucios sin comprender, se libró del miedo, sintió una inmensa quietud espiritual y despidió gentilmente a la oscura mujer, que se desdibujaba al descender por un pantano.
Nuevamente todo cobró vida. El jinete continuó su camino, mientras recordaba esta singular experiencia. Sintió compasión por esta extraña mujer que, al fin de cuentas, resultó inofensiva.
_ Ojalá logre encontrar lo que busca – se dijo así mismo Lucios. Luego dio gracias a Dios por recordar los concejos de su hermano.
Al regresar a su casa, entró en su humilde cuarto. ¡Oh!, qué sorpresa, su cama rebalsaba en monedas de oro.
Escrito por una joven andalgalense…

Mujer, aunque nadie te llamó así, eres madre por solo dar amor y consuelo...

MAMÁ

Nunca te llamaron madre.
Nadie te llamó mamá.
Pero, en tu dulce regazo
Están los niños dormidos
Que nunca la luz verán.
Tantas veces en la vida
Sangrando tu corazón,
Esperando esa palabra
Hecha del más puro amor
Habrás sentido la ausencia
Del hijo que no llegó.
Pero la ternura inmensa
Que hay en ti, se desbordó
En hermanos y sobrinos
Que supieron de tu entrega,
De tu gran dedicación.
Y, luego pasado el tiempo
De vivir y de soñar,
Fuiste madre de tus padres
En su cuidado y afán.
Por todos esos desvelos
Por toda esa soledad
Yo te digo que eres madre
Hecha amor y bondad.

PELEGRINA de MAZZUCCO, Eloísa María

Valorar a la persona que nos dió la vida, es el regao más grande que podemos hacerle...

SI TIENES MADRE

Si tienes a tu madre todavía
Ve corriendo a abrazarla.
Dile quedamente a su oído
Las más tiernas palabaras,
Que darán tibieza a su corazón
Y brillo a su mirada.
Bésale las manos que siempre,
Siempre te acariciaron,
Y también sus cabellos,
Que en un tiempo no lejano,
Como un trigal brillaban.
Haz todo eso ahora, aún es tiempo
De demostrarle cuanto la amas,
De ofrecerle tus triunfos y alegrías,
También angustias y esperanzas.
No esperes que sea tarde;
De nada sirven lágrimas,
Cuando parte para siempre
Nuestra madre amada…

PELEGRINA de MAZZUCCO, Eloísa María

Canciones... que nos hacian soñar con solo salir de tus labios...

CANTAME MADRE

Cántame madre, aquella canción
Que cuando pequeña me cantabas,
Pues hoy quiero evocar cosas pasadas
En sus notas dulcísimas de amor.
Cántame madre, que en ese canto
Vivirán los recuerdos más queridos,
Las horas más felices que he vivido
En aquellos momentos tan lejanos.
Hoy recuerdo mis épocas de niña
Feliz, a tu lado madre mía,
Gozando de tu amor y protección.
Y al pasar de los años y los días,
Hubo acontecimientos en mi vida
Que me dieron la dicha y también el dolor.

PELEGRINA de MAZZUCCO, Eloísa María

Mamá, cuanto nos das, sinpedir nada a cambio...

A MI MADRE

El astro rey rubrica la jornada, el oscuro manto nocturno cae en brazos de una acidulada brisa rebosante de flores, ya el grillo afina su arpa, allá en lo alto parpadea tímidamente una gota luminosa. Es la hora de la Oración, es el momento en que más la admiro; allí está sentada en el rincón sagrado de su aposento; dibujase su figura a la lumbre de un blanco candil, yérguesen sus espaldas encorvadas por el peso de la vida, mientras las sufridas manos desgranan las cuentas del rosario, ¡cuánta mansedumbre hay en su rostro!; las platinadas sienes destellan su inquebrantable fe y desde el fondo de los pequeños ojos, velados por el humo de los años, dirige su mirada llena de esperanza a Dios padre, a Cristo Salvador, a la Virgen María buscando la protección para la vida de sus ocho retos y de todos sus hermanos, sus confiados labios ábranse en voces de plegarias, de alabanzas, de ruego, de súplica, de agradecimiento, de entrega toda.
¡Cuán segura me siento a su lado!, su presencia llena todo mi existir, entonces: ¿Cómo no dar gracias a Dios por quien me dio y cuida mi vida?
OCAMPO, Florencia


¡Feliz día de la Madre... !

MADRE

Madre:
¡Cómo explicar inmensidad
Con tan pocas palabras,
Cómo inventar cada día
Sin odios ni penumbras!

Madre:
Siento de tu alma
Alimentar el tiempo
También siento la mía
Reflejar en la tuya.

Madre.
En éste, tu único día,
Siento vivir la primavera
Tal cual el sol del día
Que agita tu voz sincera.

Madre:
Hoy por ti siento tristeza
En vez de alegría y canto
Siento ahogar mi garganta
Y en las pupilas el llanto.

Madre:
Tú sabes ganar y perder
Es por eso que perdón te pido
Sin palabras y sin temor
Sé que tu vientre fue mi nido.

Madre:
Estoy hundiéndome en el pecado
Amontonando rosas sin rocío
Ya que todos los días del año
Son tuyos y son míos.

Madre:
Tus ojos son mis ojos
Sin querer siento tu aliento
El mismo de tu vientre
Y me añegra que sea cierto.

Madre:
Acaso no me comprendes
O es que yo por ti muero
Los dos sabemos de la vida
Es por eso que YO TE QUIERO.
BATTAGLIA, Luis Hugo


lunes, 10 de octubre de 2011

12 de Octubre: Día del Respeto por la Diversidad Cultural

Día del Respeto a la Diversidad Cultural es el nombre que recibe en Argentina la celebración del 12 de octubre, (anteriormente denominado "Día de la raza"), a partir del decreto presidencial 1584/2010 publicado el día 3 de noviembre de 2010, firmado por Cristina Fernández de Kirchner. Dentro de las consideraciones tomadas, se destaca un extracto del citado decreto el cual expresa:
...Que, asimismo, se modifica la denominación del feriado del día 12 de octubre, dotando a dicha fecha, de un significado acorde al valor que asigna nuestra Constitución Nacional y diversos tratados y declaraciones de derechos humanos a la diversidad étnica y cultural de todos los pueblos...
"Es un dia para la reflexión y busqueda de la igualdad de culturas, del respeto por la diversidad de ideologias, de razas, es un dia para pensar no solo en una raza, en un color de piel, sino en todas las personas, más allá de su condición fisica o de los rasgos que nos puedan separar, distinguir..."

Libros con tinta andalagense...

“EL CARNAVAL DE ANTAÑO DE ANDALGALÁ”
“Los verdaderos hombres progresistas
Son los que parten de un profundo
Respeto al pasado…”
Es así como comienza, este libro que consta de múltiples párrafos en hojas, que nos van introduciendo en la historia del carnaval:
Origen y Antecedentes del Carnaval
Los Mitos y los Ritos en el Carnaval del Noroeste
El Chiqui
La Representación del Chiqui en Andalgalá
Otra Historia del Duende: Chiqui, el Duende Malvado
El Mito del Duende
El Pucllay
Miércoles de Ceniza, Quema del Pucllay
La Tradición de Festejar el Carnaval
El Topamiento
El Topamiento en Chaquiago, Choya y Malli
Algunos Datos Históricos del Juego del Carnaval
Los Periódicos y el Carnaval
Locales Bailables en Andalgalá
¿Por qué fue Desapareciendo el Carnaval?
La Comparsa de Huachaschi

Finaliza con una importante Conclusión, la cual se hace después de un análisis, investigación y reflexión sobre cada uno de los detalles que se van descubriendo y que dan respuesta a muchos interrogantes que hoy nos hacemos…
Es un libro con un gran e importante legado cultural.
Escrito por el Prof.de Historia Raúl Calbucán.
La encuadernación estuvo a cargo de IMPRENTA EL FUERTE. Y se imprimió en febrero de 2003 en IMPRESIONES CHYCLO, de Héctor Villagra.

Leyendas y Mitos... Cultura andalgalense...

El Toro de las Astas de oro:

Dicen que en la cima del Nevado (Aconquija, Andalgalá) hay una gran laguna de donde se encuentra una niña encantada de cabellos de oro, quien se los peina con peine de oro todas las mañanas y es custodiada por un toro de astas de oro, que da vuelta la laguna para cuidarla y evitar que la saquen del encanto porque el que acierte a pasar por la laguna y beber del agua, la desencantará.

A las personas que han intentado llegar a la laguna, el cerro también se les ha opuesto, con grandes temporales y tormentas de nieve, y el que pudo llegar y quiso beber el agua, una fuente de oro que flota se lo impidió, de tal manera que la niña sigue en encanto.
Dicen también que esa laguna está expuesta a desbordar y una vez que ocurra esto, se perderá un Fuerte, que no se sabe si será el de Andalgalá o el Fuerte Quemado de Santa María.


Leyendas y Mitos... ¿Realidad o tradiciónes?

La Pachamama:

Dicen que es una viejita delgada que siempre anda tapada con un rebozo (embozo –capa-), pero que no se deja ver de cerca, sino solo de la distancia. Cuando se le quiere aproximar una persona de inmediato se transforma en un montículo de tierra de color ceniza, y luego que se alejó el viajero, vuelve a su estado normal.
Cuando se inicia algún trabajo de sementera (siembra), hay que congraciarse con la Pachamama. Al sacar la olla de comida para los peones, y antes de servir a alguno de ellos, se retiran cuatro cucharadas de comida y se deposita su contenido en cada esquina del cuarto o rancho, al mismo tiempo que se la llama diciendo: “Ya está su parte, Pachamama”.
Con esa práctica dicen que la Pachamama los ayuda en la cosecha, para que sea abundante. Si así no se procede, no se puede esperar buena cosecha.


Mamá... tus manos cuanta ternuran nos dan dia a dia, y dulces caricias...

LAS MANOS DE MI MADRE

Estoy mirando tus manos,
Manos que van y que vienen.
¡Qué cosa! Recién descubro
¡Qué hermosas manos que tienes!
Tus uñas no están pintadas
Tus manos no tienen crema
Sin embargo, madre mía
Tienes las manos más bellas.
Tienes manos milagrosas
Al partir el pan del día
Y al hacer con tan pocas cosas
Comidas tan exquisitas.
Manos que amasan, cocinan,
Tejen, bordan, lavan, pintan.
¡Qué hermosas manos tú tienes
Aunque sean las más sencillas!
Con esos cinco deditos
Se parecen a una estrella
Que al trabajar, más titilan
Y son cada vez más bellas.
Manos ajadas de tiempo
Pero siempre tan prolijas
De seda son si castigan
De terciopelo cuando acarician.

CRUZ, Regina del Valle



Tu y yo... Siempre estaremos juntos, aunque a la distancia...

CUANDO LO ÚLTIMO…

Cuando el crepúsculo muera
En el horizonte,
Tú morirás conmigo.

Cuando el viento
Dé su último aliento,
Tú te irás conmigo.

Cuando la última paloma
Vuele para no volver,
Tú y yo viajeremos en esas alas.

Cuando la última gota del río
Muera en el océano,
Tú y yo nos ahogaremos.

Cuando el último rayo de sol
Alumbre la tierra,
No alumbrará a nosotros.

Cuando la última nube
Desaparezca del cielo,
Nosotros desapareceremos.

Cuando el último grito
Se estrangule en la soledad,
Nosotros lo escucharemos.

Si todo esto no sucede,
Yo me sentiré solo…
OLLER, Francisco Jorge
Nació en Andalgalá, en 1960. Realizó sus estudios primarios y secundarios en la Escuela Normal “República de Venezuela”, y terciarios en el I.E.S. Andalgalá.

Memorias de un pasado, que no olvidaremos...

LA HISTORIA Y LA MEMORIA
I
Las raíces se envuelven
En la tierra y el tiempo
La riña de las riñas
Por la salvación
Dibujándose en recuerdos
Dibujándose en olvidos
Y las voces… las voces
Gritan lo que otros callan
II
Nace el sol inquietando las ramas
Adornada de hojas de seda arrugada
Que rumorean sobre las nubes que se fueron
Y el despertar de un grito no abolido
Que recorre la memoria y las raíces
Enterradas en las tierras y que dan sus frutos
Para pensar lo que nos impidieron
Abriendo heridas que se lavaron y se lavan
Con cantos de amor a la vida.
III
Si los poderosos tiran el hilo del tiempo
Todo desparecería, todo hasta las palabras
Pordioseras y las que son sencillamente palabras
Todo desaparecería, todo hasta las palabras
Las palabras de la vida, del amor y de las mujeres
Todos estallarían como las bombas de Hiroshima
Pero entre medio de las ruinas de las almas
Nada desaparecerá; y todo volverá por la magia
Que cada palabra esconde en el interior de su cueva.
IV
Humo del tiempo
Hijos del pasado
Surgidos de recuerdos
Son devorados
Igual que a los versos
Por el olvido olvidado
Que va caminando
Llorando, clamando
Perdón.
V
Éxodo mudo
Destierro ciego
Tachones de los siglos
Alaridos acallados
Genocidio del lenguaje
Mutaciones sentimentales
¿Nada más peor que esto pasara?...
Pero nada puede prohibir
Que soñemos que haya algo más fugaz
Que nuestros sueños cementosos.
VI
Los olvidados cantan sus tristezas bajo la lluvia
Mientras caminan buscando un lugar adonde arder
O quizás para volar lejos de las necesidades
Y ellos como nosotros; que también somos los olvidaos
Nadan en un bosque de agonías para distraer sus pesares
Que con su acidez carcomen nuestras almas centrífugas
Pero es mejor así que andar perdidos totalmente
En la desesperación; desilusión; e insatisfacción
De su propia vida de andante de esclavo del tiempo.

ALVAREZ, Luís Daniel