miércoles, 4 de enero de 2012

Cosas del destino que nos hacen reflexionar...

COSAS DEL DESTINO

Camina por las calles, acompañado del hambre,
pidiendo limosna para calmar su estómago.
Es uno de los niños tristes,
porque no tienen la alegría ni siquiera de tener con quién jugar,
solo piensan en trabajar y comer.
Un niño de cinco años sueña con poder estudiar,
otro de trece no tiene a sus papás.
Un destino cruel y perverso les tocó a ellos,
a otros les sobra el dinero, pero no la felicidad,
porque tienen mucho y no quieren ayudar.
Tienen estudio, profesión, pero no lo que tienen esos niños:
Un verdadero corazón.
Los niños de la calle no tendrán dinero, pero, entre ellos se dan amor.


ÁLVAREZ, Rosa Elizabeth