martes, 10 de enero de 2012

El búho... solo pareja en ayuntamiento estable...

EL BÚHO


Llega con las luces decadentes del atardecer y se posa prevenido en las ramas secas de una tala vieja.
No tiene amigos, conocidos, no tratos con la madre tierra.
Solo pareja en ayuntamiento estable.
Desde una galeria de la casona vieja estoy esperandolo para descorchar un vino con el arribo.
En el invisible tramado de la noche adivino su presencia de tonos negros,
rojizos y dorados que se desvanecen y su figura sugiere solo contornos
y picos curvos cuando asoma la luna llena en el nitido borde de los cerros.
De dia se asienta en los altos eucaliptos donde forma familia en nidos que enraizan con sus ramas
y donde viven sus crias divertidas cuando las columpia el iracundo viento.
Dos mechones de plumas rodean cual flequillo ojos grandes, amarillos,
de mirar absorto que como rayos infrarrojos escrutan la vida nocturna de insectos o roedores viandantes.
Está enojado con el diccionario porque lo llama “rapaz”, y con los hombres que lo tildan de agorero.
Él intiye que Dios no lo creó para robar,
rapiñar, ni para anunciar siniestros con su lúgubre canto.
Es tan solo un cazador nocturno que posado con sus garras encorvadas en la higuera de generoso amparo,
medita hasta que el instinto le ordena el vertigo de un vuelo implacable para atrapar al asolador de cosechas con el que alimenta a sus hijos
y restablece el equilibrio de la vida natural.
El buho sabe que soy su amigo a la distancia y de a ratos con la invocacion eterna de su doloroso ronquido publico me pide lo defienda de quienes lo difaman.

VARGAS AIGNASSE, Rodolfo

No hay comentarios: