miércoles, 4 de enero de 2012

En el arroyo franco de tu voz se espeja el cielo...

NADIA, NIÑA CANCIÓN DE MI PUEBLO

Niña canción de mi pueblo,
En el arroyuelo franco de tu voz se espeja el cielo
Y, el vuelo alto del cóndor, se moja de primavera,
Cuando en tus labios de luna llovizna una melodía
Y en el aire prende un beso.
Niña-canción de mi pueblo,
El amanacay de tu garganta
Perfuma de ritmo y fuego el balcón de los latidos.
Tus ojitos, lentejuelas de dos razas reunidas,
Entonan su propia copla con color de amor y tierra.
Niña-canción de mi pueblo,
Algarrobal sublevado en motines de coyuyos,
Arrullo de viento zonda,
Ronco rumor de jarillas,
Tu canto tiene una antorcha de tusca y rodocrosita.
Niña-canción de mi pueblo,
El cobre profundo y bueno
Se ha fundido en la guitarra que su cuenco proporciona
Y allí eres la artesana del manjar de tus arpegios.
Niña-canción de mi pueblo,
Añapa fresca de zamba, arrope de chacareras,
Pichanga ardiente de chaya, de huayco turrón moreno,
En tu canto reverbera el alma del valle joven
Y el árbol de los ancestros.
Niña-canción de mi pueblo,
Los compases de tu nombre, Nadia,
Guardan el eco heredado y dictan retumbos nuevos,
Ya tu música es bandera y estrella y estío,
Niña-canción de mi pueblo.

SACCHETTI, Ana María

No hay comentarios: