jueves, 9 de febrero de 2012

Amor... sentimiento tan puro y que poco sabemos cuidar...

ODA AL AMOR de "15 ODAS y 1 Antioda"

No podrá el hombre elogiar
al amor en su exacta dimensión.
Podrá decir, en sus místicos arrebatos,
... que es como enfrentarse al eje
de la Creación misma...
Podrá pensar que el amor es
como un capullo en el desierto,
como un concierto de grillos,
como el volar de mariposas,
como una flor en el camino,
como la sínfisis de la luz y de la sombra,
como un chispazo enceguecido,
como el cálido susurro del hogar,
como el ronroneo de un gato,
como una calandria que canta.
Desde siempre y por siempre
el hombre ha concebido al amor
desde su súbdita materia,
intentando aprehender su escencia
para entender los arcanos de Dios.
desde siempre ha cantado
cantares que hablan de amor.
Desde siempre ha inventado
horizontes sutiles y lejanos
para apagar su fuego interior.
No podrá el hombre, no, elogiar
a esa entidad supersecreta
que ha movido los hilos del mundo
desde que el mundo era sólo
una esfera ardiente en el cosmos.
Podrá si, pensarlo ambiguamente,
sentirlo en el vórtice de la piel;
podrá escuchar su llamado etéreo
resonando en los sentidos, como
un arpa o como un palpitar de alas.
¿Es acaso el amor un sortilegio?
¿Es acaso un don, una verdad?
¿Será la cúspide suprema
de la semejanza con el mítico Dios
que se balancea inalcanzable y majestuoso?
Es un eje, una cima, un nadir.
Es el renacer de la vida junto al sol,
cada uno de esos días tan terrenos,
fugaces, raudos, vacíos, de paso,
que transcurren esperando el más allá.
Puede el hombre sentir y presentir
que se estiran sus carnes,
que adentro tiene, un latido perpetuo
de fluidos nutricios que circulan
incansables, en la maraña arterial.
Sabe el hombre que puede pensar,
y el razonamiento vano se aglomera
incauto en la escasés de certezas,
porque solamente sabe el hombre
lo poco que puede saber de la verdad.
El amor fue inventado por Dios,
junto con el hombre, la bestia y la flor.
Fue creado junto al odio inseparable,
gestando la dialéctica inconclusa
de dos fuerzas enormes en conflicto.
Podrá el hombre decir muchas cosas,
pero no podrá, no, definir al amor
porque en algún rincón del pensamiento
siente que solamente debe sentirlo,
sin intentar
                  ...comprenderlo jamás.

BIZE GUERRA, Carlos Adolfo

No hay comentarios: