sábado, 31 de marzo de 2012

Cuentos y algo más...

EL LEON Y EL RATON

Un pícaro ratoncito que jugaba con otros compañeros se acercó hasta un león dormido y le tiró de los bigotes.
El león se despertó y, muy enojado, tomó entre sus garras al ratoncito, dispuesto a comérselo.
-¡Perdóname, por favor! – Suplicó el ratoncito -. ¡No volveré a molestarte!
El león se quedó pensativo, pero al ver los ojitos suplicantes del ratón tuvo lastima de él, y con voz majestuosa, le dijo:
-Te perdono.
Pasó el tiempo. Un día, el león cayó dentro de una red que se hallaba oculta en la maleza y quedó prisionero.
Entonces comenzó a dar fuertes rugidos que hacían temblar la selva.
Al escucharlos, el ratoncito llegó hasta el lugar, y al ver al Rey de la Selva atrapado comenzó a roer la red con sus finos dientes.
Al cabo de un rato, el león sacó las dos patas y luego la cabeza. ¡Estaba libre!

“En todas las ocasiones conviene al poderoso ser compasivo con los débiles,
pues alguna vez puede tener necesidad de su auxilio”.

Félix de Samaniego