lunes, 19 de marzo de 2012

Floreció la energia...

MILAGRO DE LA VIDA

Floreció la energía
de la arena sulfúrica,
del agua
_transpiración de los manantiales_
de la tierra desvelada,
de los cerros oníricos
y del silencio píxide
absorbiéndome al vacío
para alimentarme de paz
en la noche andrógena
que de a poco
comienza aparecer
detrás del telón azul
y camina como las almendras
en la procesión de la madre tierra
y las bocas del tiempo
muestran su ausencia
y todo, todo, se paraliza
todo, todo mi cuerpo,
inmóvil se queda
antes del milagro del universo.

Los árboles de carne marrón
beben la sabia y el mineral
por sus raíces fértiles
surgidas del útero de la tierra
me elevan hacia Dios
y mi mirada se pierde en el agua
observando como un cóndor sediento
perdido en el cielo eléctrico
tu cuerpo de arena;
de médano humedecido
por la germinación del amor.

Protegida nieta del sol
te desnudo con mis ojos rampantes
como el viento me enseño
en el milagro de la vida.

ALVAREZ, Luís Daniel