sábado, 31 de marzo de 2012

Revistas literarias...

"Con voz propia"

Sebastián Zampatti, de Tandil, provincia de Buenos Aires, Argentina

Estás quieta en el rincón de la habitación,  
desnuda, refugiada de la luz que lucha
por ponerte algunas sombras
y hacer más cierta la belleza que tú escondes.
No miras más que una ventana
en la pared opuesta y estás triste
como si todo hubiera muerto esta noche.
¡Con cuánta destreza construimos esta soledad!
¡Con cuánta precisión!
Sólo una cortina dejándose amar por el viento
parece tener vida en este cuarto
donde velamos los instintos agotados,
desgastados y viciados de reproches y renuncias.
Detrás nuestro, nuestros pasos, volviendo a la muerte.

Poeta, que tus versos no mueran  
en la indiferencia o la ignorancia.
Quien te lea ha de sentir verdades aunque duelan.
Llena tus versos de flores, pero más de espinas.
Brinda alas a tu poesía y déjala que vuele,
que su propio destino lo decidan ellas.
Nunca te aferres al pasado más que para inventar un verso,
ni sueñes un futuro que no rime con tu noche.
Sólo escribe; en tu soledad vive de tus letras.
La fama es más puta que compañera, no la quieras
más que para un rato en tu cama.
Tu canto, que sea valiente, que enfrente al retractor,
y al enemigo, pero más que a cualquier otro,
al indiferente, porque al menos,
tu enemigo tiene algún sentir y eso le cuentas.
Poeta, eres y serás por siempre.
Tu jaula serán tus versos: no tú, sino ellos, volarán.
Tus piernas habrán de llevarte tan lejos como sea, pero tus versos
no serán la mula de tu nombre.
Escribe, rima y sueña en tus papeles hasta que el
día llegue de tu muerte. Muere tú, Poeta,
sabiendo que no habrá muerte para tus versos.

1 comentario:

Sebastian Zampatti dijo...

A veces pasa que encuentro estas cosas dando vueltas. Muchas gracias.