lunes, 12 de marzo de 2012

Revistas literarias...

"La Opinión"

Armando Tejada Gómez

CONOCIMIENTO DE LAS COSAS

Uno no ve las cosas, sino en estado limite.
Andar en ellas, por ellas, las usa, las desecha,
Las consume, las vende, las regala, las guarda,
Las da por hecho y solo que se le acabe el mundo
Las ve: Se aferra a ellas o se lleva su imagen
Como un adiós insólito, surgido de la nada.

Sobre todo, esas cosas de oscura
Mansedumbre
Como baúles, lápices de arrugada escritura,
Algún cinturón viejo colgado del olvido
O el bochorno polvoso de corbatas
Nostálgicas,
Que siempre sobreviven en rincones
Umbrosos
Donde los días reptan sin dirección alguna.

Las otras, las munidas de agresiva insolencia
Como dagas, revólveres, brújulas, alfileres,
Conviven en estado de furia con nosotros,
En nuestras agonías, junto a los sueños rotos,
Por lo que las admite un ritual de rencores
Para salir mordiendo del cangrejal del odio.

Son cómplices. Aguardan sin prisa la caída.
Moran en la frontera fría de la violencia,
El desamor, la ausencia, el llanto, el alarido,
Impasibles, perpetuas en su ataúd de óxido,
Aguardando la muerte donde los ciegos móviles
Serán, por nuestra mano, asesino y testigo.

Las cosas son muy dóciles, las cosas son muy crueles,
No hay que darles la espada, ni desdeñar su oficio:
La cuchara y la espada – la ternura y el odio –
Son el uso posible del amor o del martirio.