sábado, 14 de abril de 2012

Erase una vez...


EL PEINE (cuento corto)

Erase una vez un peine de hombre que empezó a perder sus funciones en la misma medida que su dueño comenzaba a quedarse calvo.
Se sentia disgustado, humillado porque otros peines del mismo tocador se burlaban de él.
A la mañana las carcajadas lo satirizaban y a la oracion cuando el peldo con traje y perfumado se acicalaba unas veinte pelusas remanentes sobre sus orejas, renacia el jolgorio infamante.
Una noche decidió concluir con sus penurias y se dslizó por el agua de la bacha hasta caer detrás del vanitory donde permaneció por años escuchando divertido los lamentos de los enojados colegas, obligados a cumplir con las mismas tareas causantes de sus risas.

VARGAS AIGNASSE, Rodolfo