domingo, 20 de mayo de 2012

En la calle endulzada de tus pasos...


BESOS

 I

Recuerda el  espacio entre nosotros.
Fue un disparo en el día
           en la calle endulzada de tus pasos
la pared caliente incontenida...
Fue nuestro beso un rosario
lleno de maldiciones
un pergerinar a la guerra
               alistarnos para el mal sagrado...


  II
Recuerda que marqué mi lugar
como las fieras
no cedí tan pronta
             a pesar del hambre.
Abrazabas tu guitarra, como yo mis papeles.
Un puente atrás con voces descolgadas,
la marea disolviendo el mundo,
la risa desgranándose
                    como la vida
las fauces líquidas calientes
esperando...
Y tus ojos vinieron a mi piel
y volví a ser de carne entre las piedras
Y quise
            sólo por ellos
 darte mi ley
 hacerte mi labriego de los días.


   
 III
Nada para nombrar,
entonces,
del afuera.
Los besos han quedado impregnados
como el dolor y el tiempo...
inacabados.


 IV
Han sido eso
lo interminable de los días.
Las palabras que ha devorado la noche.
Han sido eso.
Toda la ausencia despierta.


 V
Los besos han dejado
de soñarme...

Sandra López Paz
(del libro Nombrar los nombres)
Santiago del Estero

No hay comentarios: