viernes, 15 de junio de 2012

15 de Junio: Día del Libro...


DÍA DEL LIBRO
Esta celebración comenzó en Argentina el 15 de junio de 1908 como "Fiesta del Libro". Ese día se entregaron los premios de un concurso literario organizado por el Consejo Nacional de Mujeres. En 1924, el Decreto Nº 1038 del Gobierno Nacional declaró como oficial la "Fiesta del Libro". El 11 de junio de 1941, una resolución Ministerial propuso llamar a la conmemoración "Día del Libro" para la misma fecha, expresión que se mantiene actualmente.

Reflexión

A pesar de que los modernos medios de comunicación, como la radio, el cine y la televisión, le han restado protagonismo, los libreros afirman que "el libro es irremplazable. Pese al infinito mundo de opciones que ofrece una web cada día más al alcance de la mano, no hay como hojear y deleitarse con un libro de verdad", sostienen.
Aunque no pueden establecer una tendencia clara acerca de cuales son los más solicitados, afirman que las novelas clásicas, contemporáneas y las de autores latinoamericanos son una lectura  que no caduca y que prefieren las mujeres de todas las edades.
Los clásicos de política y filosofía como La República, de Platón o El Príncipe, de Maquiavelo se buscan en dos etapas distintas: los estudiantes universitarios las solicitan para leerlas en materias de la facultad. También está el caso de quienes ya llevan un ritmo de vida más relajado y las buscan para deleitarse con una lectura más analítica.
Un gran aporte para acercar a los niños a la lectura la realizan las bibliotecas populares y escolares que prestan libros y brindan talleres de lectura. Algunos docentes también solicitan a los padres que acompañen la efeméride regalando un libro sorpresa a sus hijos.


"LEER ES MULTIPLICAR Y ENRIQUECER LA VIDA INTERIOR..."
Nicolás Avellaneda


“Un libro es más que una estructura verbal, o que una serie de estructuras verbales; es el diálogo que entabla con su lector y la entonación que impone a su voz y las cambiantes y durables imágenes que dejan en su memoria. Ese diálogo es infinito; las palabras amica silentia lunae significan ahora la luna íntima, silenciosa y luciente, y en la Eneida significaron el interlunio, la oscuridad que permitió a los griegos entrar en la ciudadela de Troya… La literatura no es agotable, por la suficiente y simple razón de que un solo libro no lo es. El libro no es un ente incomunicado: es una relación, es un eje de innumerables relaciones. Una literatura difiere de otra ulterior o anterior, menos por el texto que por la manera de ser leída. Si me fuera otorgado leer cualquier página actual -ésta, por ejemplo- como la leerán el año dos mil, yo sabría cómo será la literatura el año dos mil.”
(Borges, Jorge Luis (1998) “El libro”, en Borges oral, Madrid, Alianza Editorial, pp. 9-23. )