jueves, 28 de junio de 2012

Las Manos Acusadoras...


LAS MANOS ACUSADORAS
(Ensayo)

Me encargaron un Ensayo sobre las Manos, y al principio con mi habitual modo de hacer la contraria me resistí. ¿Y qué hacen las manos? Sujetan, dan, sostienen, se escurren, aferran, golpean, aplauden, acarician, dan valor, castigan,  acunan, quitan y miles de acciones- todas como tontas- de tantas veces habladas, ponderadas o no.
Entonces para qué gastarme en algo reiterativo, como que la luna  sale de noche. ¿Y si abordo algo como “las manos y el erotismo”? No… sería lo esperado de mí. ¿Porque no navegar con mis nuevas alas de águila en Manos  acusadoras, si eso me toca de cerca en este Aquí y Ahora?
Según Louise Hay en “Usted puede sanar su Vida” ”sujetamos algo por la manija, damos manotazos, castigamos a alguien por tener mano larga, o le echamos la mano… Las manos pueden ser suaves y flexibles… endurecidas y callosas… crispadas por el miedo…”Y aquí me detengo. Y pienso, pienso… me viene a la cabeza mi poema LO PROHIBIDO donde afrento a la sociedad y digo  “Nos van a lapidar….y qué?”….”Nos van a blasfemar… y qué?
Esas manos acusadoras…. esos dedos señalando límites, esas escupidas de mortífero veneno que hacen retroceder los sueños,  esas saetas que inventan lo prohibido, esas flechas de caníbales, que estigmatizan el SOMOS UNO. Manos… que atribuyen algo ilícito, cuando lo lícito es AMAR. Manos y dedos… que tendrán una razón para hacer lo que hacen: señalar a supuestos pecadores. Ya sé… que podría ahondar y trajinar el camino de la interpretación de la Sociedad, para con lo que considera cordura o locura, pero… no soy filósofa sino simplemente una desvelada amante que sufre,  se atemoriza,  se posterga, se disfraza, por lo socialmente dispuesto:  No esto, No aquello. No más allá…
Basta…  pienso que algo más hondo debe haber, para justificar ese índice maldito que me señala… me obliga seguir sola… me discrimina… me paraliza…
Según el Dr Rogelio D´Ovidio en su libro “Del cuerpo al Espíritu”: “Las manos son el instrumento de la acción, muestran… claramente. Las manos simbolizan: lo que llega más lejos de lo que Ud. Hace, cómo Ud. piensa y siente sobre lo que hace. Si somos más precisos todavía, son los dedos los que llegan más lejos en su hacer. Entonces me centro en ese accionar de la mano acusadora y en el dedo índice imitación del pulgar romano hacia abajo, signo de mandar a la muerte a los reos
¿Qué … quieren mandarme a la muerte? ¿ Me señalan…para que NO VIVA?¿Tendrán un verdadero motivo?¿ O es que algo también esconden?
D´Ovidio agrega que “En la Medicina china se dice que cada dedo tiene relación con distintos meridianos ( prácticamente en cada dedo comienza o termina un meridiano y por lo tanto distintas funciones y emociones)”
Me gustaría referirme al DEDO ACUSADOR, EL ÍNDICE, ese estile mortal que pertenece al meridiano del intestino  grueso…un  órgano tan particular de nuestro cuerpo…que me hace recordar  las antiguas enseñanzas de mi escuela secundaria:-Intestino grueso: asociado a la materia fecal que lo llena…  entonces si hay alguna relación entre el dedo acusador con esta asquerosa tripa, debe de haber también mierda en éste acto humano tan común , tan repetitivo… y tan demoledor… como el de sacar del Universo Humano… a aquellos que no cumplen con sus designios:
el viejo con el viejo… el joven con el joven… nunca mezclados…
Para el mismo autor además existe una relación del intestino grueso con lo material, con el sentido de” desprenderse, es decir que juega aquí la cualidad del desapego”. Si para poder evacuar la materia fecal es necesario “soltar”, “dejar ir”… lo que ya no sirve” ,las manos acusadoras al detractarme están ya, soltando algo turbio… algo fétido… algo pútrido de  sus adentro…
¡ Qué bien!, Ahora ya todos somos culpables…
En la vida cotidiana esos desprenderse son una cantidad de situaciones físicas, emocionales y mentales, que deben dejarse ir porque ya no nos sirven. Contrariamente al desapego está el apego, que en el plano físico es la codicia y más allá de ella está la avaricia Ese dedo acusador, sostengo… está reflejando la codicia de TENER todo lo que otro PUEDE tener. ¿Por qué va a ser del otro… si puede ser mío? Mejor, entonces lo acuso… lo lapido… lo blasfemo… lo señalo… lo discrimino… me escandalizo…
Y si  TIENE… eso que yo no tengo… más muerde la envidia y nos convertimos en  avaros de la Felicidad de los demás. Por eso acusamos. Sostengo que los dedos que acusan A LOS AMANTES DE TIEMPOS A DESTIEMPO… provienen de un estado de escoria interna, de  codicia de querer y no poder tener lo mismo…Y vuelta de nuevo  la asociación con la materia fecal de ese intestino grueso que grita…lo más oculto de nosotros mismos… de aquello que “nadie quiere ver”, de “aquello que nunca se debe mostrar”… de la íntima miseria humana… esas pulsiones… esos instintos… esas bajas tendencias…DELATAN AL ACUSADOR. Refuerza esto Louise M Hay, en el libro mencionado anteriormente al sostener su  “el dedo índice es el YO y el miedo”… Luego tengo razón: me acusan… me señalan por lo que no tienen y quisieran tener… por lo que no tienen… y no se animan a tenerlo… ¡ Ay…ese dedo acusador! que se cree merecedor de todo, de blasfemar… de escandalizarse… de censurar… ¡Pobre infeliz… estás señalando tu propia codicia, tu avaricia, tu miseria…
Cesar Vallejo en su “Los heraldos Negros” echaba al viento ¿Dónde estarán sus manos que en actitud contrita /planchaban en la tarde blancuras por venir…? ¿Será que solo se prioriza el  acusar…. a las tareas cotidianas níveas, e impolutas…?
Pablo Neruda en su 20 poemas de Amor y…. Poema nº10 dice “Hemos perdido aún éste crepúsculo /Nadie nos vio esta tarde con la manos unidas/mientras la noche azul caía sobre el mundo”…por eso mejor manos unidas en el transparente cotidiano… antes que manos de acusación.

Lic. Nieves Teresita Maldonado, Octubre 30, 2011
Derechos reservados. Publicado en el libro “Enigmas entre el Cielo y la Tierra”
Prov. de Santiago del Estero

No hay comentarios: