domingo, 24 de junio de 2012

Todos los poetas... de la Prov. de Buenos Aires


EMBALSE

Todos los poetas tienen tarjeta.
Algunos poetas viven de rentas y los pocos
tienen hambre de indigencia.
Un poeta vivo, cancela sus deudas
y llega a fin de mes sin proezas;
el poeta del cementerio recibe flores
berretas de papel violeta, flores que la lluvia destempla
y adosa al barro, y que no riman
con los poemas que plagia
el poeta sin deudas.

Dicho esto:

Los que nadaron contracorriente tienen los brazos cansados
pero se sienten bien,
felices de llegar al embalse.
El embalse fue construido —a priori—
de prepo y a propósito.
A la tarde, el sol y las familias
se van alejando de la orilla, pero vuelven
siempre, claro, que no llueva.
A un costado del embalse
hay un bosquecito de pinos
donde los chicos juegan
y los jóvenes escuchan discos
de menor trascendencia.

En el bar del embalse nos juntamos con Adela
y su prima Griselda. Ellas trabajan ahí:
limpian las mesas y tiran cerveza.
Los domingos no porque salen de madrugada
y como nadie las manda...
Un día escribí una canción sobre el bar,
sobre el embalse,
sobre el bosque donde todo se hace de parado,
y no funcionó, me llené de deudas.

Matias Noya - Prov. de Buenos Aires

No hay comentarios: