martes, 17 de julio de 2012

Visitando lugares de Andalgalá... Biblioteca Popular Sarmiento


BIBLIOTECA POPULAR DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO
Fundada en 1872, por Samuel A. Lafone Quevedo, Manuel Malbrán, M. Carranza, el Pbro. Pedro Oviedo, entre otros.
Su primera acta rubricada data del 31 de marzo de 1872. La segunda, del 12 de mayo de 1872, en las que se designan las autoridades, resultando electo presidente, el Pbro. Oviedo. Las Actas de fundación fueron publicadas en el boletín oficial de la Provincia de Catamarca ese mismo año.
En Septiembre de 1870, el presidente de la República, Domingo Faustino Sarmiento la reconoció como biblioteca popular a través del dictado de la Ley 419 de Bibliotecas Populares. Quien motivado por su experiencia con el sistema bibliotecario de Estados Unidos, cuya mecánica y funcionamiento se refleja en el articulado de la ley, para completar las escuelas con la biblioteca, "las que debían ser circulantes como las norteamericanas. El libro debía ir en busca del lector y golpear domicilio por domicilio como el repartidor de leche y pan".
En 1873 la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares repartió más de 33.000 volúmenes entre 100 bibliotecas, hacia 1874 se contaban unas 156 bibliotecas populares. En 1876 funcionaban unas 106 bibliotecas, pero por fallas en la planificación comenzaron a decaer (no se habían enviado los libros que Sarmiento propuso). Sin embargo, en septiembre de 1876, se suprime la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares "por razones de economía", con graves consecuencias, hacia 1894 quedaban sólo 16 bibliotecas.
Las bibliotecas populares resurgieron recién en 1908, durante la presidencia de José Figueroa Alcorta, por un decreto refrendado por el ministro Rómulo Naón, fijando las normas por las que la biblioteca popular podía aspirar a la protección del Estado.
La nueva etapa de las bibliotecas comenzó en 1986, cuando se sancionó la ley 23.351 y la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP) pasa a depender de la Secretaria de Cultura de la Presidencia de la Nación.
Fuente: (Panorama general de las bibliotecas argentinas en el siglo XX por Eduardo Pablo Giordanino)

Numerosos vecinos colaboraron en diversas oportunidades para mantener la Institución, para que jamás cerrara sus puertas…
Entre los personajes que dirigieron la Institución, mencionamos a:
Los Sres. Carranza (propietario del ingenio de fundición de Pipanaco), la Profesora María Carmen Burmeister de Molina (hija del sabio Burmeister, fundador del Observatorio de Córdoba, etc.), entre.
La Biblioteca Popular es la primera del noroeste, siendo más antigua que las de Tucumán, Jujuy, Salta, La Rioja, Santiago del Estero y San Luis.
Esta institución fundó y funcionó muchos años en dos de sus salas, como el Museo Arqueológico, trasferido a la Provincia luego, es la base del actual Museo Arqueológico Provincial.
En la actualidad cuenta con más de 12.000 ejemplares (entre libros y publicaciones). Posee libros de más de 100 años de antigüedad, libros de Lafone Quevedo, sus primeras ediciones, y dos libros manuscritos; uno que 1800, que es un manual para minas y otro de principios de Siglo XX, de un poeta local romántico, que firma con seudónimo y no ha podido ser identificado.
La institución posee un rincón para niños, con literatura acorde a su edad, (niños de 2 a 12 años), una sala de videos educativos y computadoras al servicio del público, con enciclopedias, etc.
Cuenta con 98 socios activos y 28 cadetes, se cobra una cuota mensual de $2. Actualmente la Comisión Directiva es presidida por la Dra. María L. Font de Carrizo, y consta de 12 miembros.
Cabe destacar que en su salón se realizó la convención que dicto la 1º carta Orgánica Municipal de Andalgalá en 1995.
Se han presentado proyectos para declararla Bien de Interés Histórico Nacional, por ser una de las primeras bibliotecas del país.