martes, 7 de agosto de 2012

Allí la vida dura de sus muy pocos habitantes...

EL GALLO GIGANTE

"El puesto de Agua Verde, rodeado de cerros, abundante follaje y las aguas del río Totoral, es un remanso donde se goza de la paz, la belleza y la inmensidad.
Allí la vida dura de sus muy pocos habitantes, siempre tiene aroma a soledad y lejanía.es uno de los templos de la Pachamama, enjoyado con algarrobos y molles y muchas preciosas especies vegetales. En ese paisaje puro vivía Crecencia, mujer de rasgos curtidos por el rigor y el frío, de cuerpo y espíritu tallado, forjado y templado en el monte frente mismo a la naturaleza. Dicen los que la conocieron que era corajuda y fuerte, tanto que no se olvidan de aquella vez que enfrentó a un león que le comía las cabras, con un poncho envuelto en el brazo izquierdo y en la diestra un puñal que le dejó su tata pa'que se defienda. Con ella vivía su hijo Juan y su nietita Carmencita, cuya madre la había dejado con la abuela en busca de otros horizontes. Ya estaban acostumbrados a lidiar con leones y pumas , con víboras y viborones, a escuchar las discusiones de los loros barranqueros y del cerro, a rogarle al cacui que deje de lamentarse un rato, a contarles sus historias a los cientos de cabras, cabritos, vaquitas, choquitos y gallinas. También eran campeones haciendo quesos y quesillos que de tanto en tanto vendían en el poblao.
Cuando todo parecía igual que siempre, de repente, al caer la oración y ya rumbiando pa'l catre, se oyeron caer pedradas sobre el techo. No le llevaron el apunte y se durmieron.Al otro día lo mismo pero ya en las paredes también. Crecencia pensó que alguien andaba hondiando. Recordó mirando para arriba el aujero en el techao de barro y paja que hace tiempo quería arreglar y no se daba lugar..
A la tercera noche por ese mismo aujero vió  la silueta de un gallo, pero no era un gallo cualquiera éste tenía el tamaño de un suri!!! No creo-pensó ella-que la luz de la luna lo agrande tanto!¡QUE RARO! ¿de ánde ha salío este bicho?-se preguntaba una y otra vez-es mejor que los chicos no lo vean
Al rato nomás, luego de mostrarse, metía la cabeza y todo el cogote por el aujero y cacariaba una vez y desaparecía. Crecencia se pasó la mitad de la noche pensando...pero resulta que lo mismo le ocurrió durante cuatro noches más. Y ya le dió bronca...tanto desvelo, tanto pensar...ya tenía una sospecha de dónde venía el asunto...había que hacer algo...Y se preparó para darle la bienvenida.. con un palo de viscote, un látigo de tiento, un mechero que dejó prendido y una imagen de la mama Virgen. Hizo dormir a los chicos y se sentó a esperar. También había trabado las ventanas pero dejó apenas abierta la puerta del rancho. A la misma hora, llegó el fulano, y, como ya había comprobao que nadie le hacía frente, se lanzó de una por el aujero. Aterrizó en el catre de Juan, quizo saltar al de al lado, y en el aire recibió tal garrotazo que fué a dar en la pared. Ahí nomás le llegó otro y otro y otro... mas unos latigazos, al punto que la pieza era un enjambre de plumas y una lluvia de sangre y gritos. Cuando la mujer giró la cabeza para ver a su nieta que gritaba, el gallo escapó despavorido, y encima lo corría la audaz Crecencia. Más de un km a lo que daban y la mujer gritándole de todo ...Ya vas a ver..disgraciao...yo te vuá dá...juna gran siete..!!!!Hasta que se perdió por detrás del corral de cabras del puesto vecino. Alli vivía una mujer ya bastante entrada en años con sus dos hijas. Era medio envidiosa, mal barajada, ladina y no se llevaba bien con nadie. Se enfurecía cuando sabía que los otros puesteros vendían o tenían más majada que ella. Medio disgraciadita-la definían algunos-.
Al día siguiente, revisó la pieza. Ni en el suelo, ni en las paredes, ni en los muebles no había una sola pluma, ni siquiera una sola gota de sangre, nada!!! Ah, sííí...-dijo sonriendo-ya sé quién a venío a visitarme...Ya con el sol alto llegó al puesto de la doña donde el gallo se escondió y golpeó las manos.
-Buen día m'hija- le dijo a la china que la tendió-
-Buen día ña Crece. Cómo le va yendo?¿Qué anda diciendo por estos laos?
-Vengo a ver a tu mama tengo que hablar con ella.
-Mi mama ta' enferma no la va podé atendé...
-Y que le ha pasao?
-Vea no sé...ayer taba lo mas chura y hoy ya ni se ha podío mover...Dice que le duele la espalda, el cogote y las chuncas y cada rato grita AAAAYYY...LA P....!!!no quiere que la llevemo pa'un dotor...
-Andá decile que'i dicho yo que eso le pasa por andar jodiendo a los demás y que si quiere que la cure...
 Cuando la china le dijo el mandao, se escuchó un NNNOOOOO!!!! bien fiero, bien fuerte y como de un julepeao que ha visto un ánima...
 La pobre muchachita salió temblando pero ya no estaba ña Crece...pero escuchó a lo lejitos que cantaba unas coplitas y una risotada bien burlona se oía en el silencio del monte como una melodía...pero claro...la joven no entendía nada...
PEREA DORADO, María del Valle

No hay comentarios: