viernes, 10 de agosto de 2012

Pequeños Escritores Andalgalenses


BETO Y SUS AMIGOS

Una tarde de verano en un campo, las hormigas encontraron un huevo con forma de una caja de color rojo, verde y azul. Estas se asustaron y llamaron a todos los bichitos de la planta de cardón, entre ellos, el coyuyo, la chicharra, la vinchuca y la mariposa.
En ese momento, el huevo empezó a romperse y apareció un bicho muy extraño: Era cúbico, tenía cuatro alas, cuatro patas, y su color era amarillo con lunares negros.
Entre todos lo bautizaron como “Beto” y le armaron una casita en la punta del cardón. Todos los días lo alimentaban con algarroba, miel y granos de uvas. Entonces empezó a crecer tanto que con su tamaño causaba problemas. Cuando jugaba rompía las flores del cardón y cuando intentaba bajar provocaba destrozos en las casas de los vecinos.
Un día los habitantes de barrio Cardón, se reunieron y resolvieron el problema construyéndole una casita de barro en la base del cardón. También le enseñaron a volar y a conseguir su propio alimento. La mariposa le dio lecciones de buenos modales. Así Beto aprendió a comportarse mejor.
Entonces, los insectos lo comprendieron y lo aceptaron como era y vivieron felices para siempre.

Alumnos de la Escuela de Distrito Choya