domingo, 12 de agosto de 2012

Pequeños escritores andalgalenses...


EL EXTRAÑO HABITANTE DE LA PLANTA DE ALGARROBO

Un día caluroso de verano, en un algarrobo, las hormigas encontraron un huevo extraño: Era un huevito cúbico de distintos colores. Entonces fueron a llamar a todos los vecinos para que los vieran.
De repente, el huevito empezó a romperse y salió un bichito diferente a todos ellos. Inmediatamente, la abeja le llevó miel para que coma y entre todos lo nombraron “Camaro Galo”. Le construyeron una casita en el piso cuarenta y ocho de la planta de algarrobo.
Todos los días los bichitos le llevaban comida, y en poco tiempo, Camaro se hizo muy grande. Su tamaño empezó a causar problemas: Cuando caminaba, por ejemplo, templaba toda la planta, y si saltaba, destruía todas las casitas.
Entonces, toda la comunidad de bichitos realizó una junta y decidieron ayudarlo a encontrar a su familia. Mientras tanto, le enseñaron a comunicarse con toda la comunidad y a comportarse bien para no causar destrozos. Por eso le construyeron una casita de barro y con hojas en la parte baja de la planta.
De repente, un día, mientras Camaro Galo jugaba con sus amigos chelcos llegaron volando sus padres y se alegraron mucho de encontrarlo. Luego decidieron quedarse a vivir en el nuevo hogar de Camaro, y fueron felices para siempre

Alumnos de la Escuela de Distrito Amanao