lunes, 10 de septiembre de 2012

00:19... Desde Tinogasta....

DOMINGO

Se alzo de buen ánimo 
y con una brújula…
pues cada vez que pasaba por el río de sus ojos
iba vestido de anhelo, de birrete, cara fea y de tul;
y que si la besara ese domingo
haría fuego rosa nocturno otro poema sin estrellas.


00:19 

Él, medio niño y casi viejo
tropezó con el reloj,
luego la piedra,
dos pasos después de un instante, con el espejo…

Meditó hasta oscurecer: 
...Cómo mirarse al espejo, sin tropezar con una piedra, y cerrar a tiempo las ventanas de un poema triste.-

Autor: Wily Alanis