lunes, 14 de enero de 2013

Con vos propia...


Alejandro Drewes, de la Provincia de Buenos Aires, Argentina

ENTRADA EN LA NOCHE 
Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.
Éxodo 25:8, 40.

Otro día blanco entre los días
sucedidos, denario de luz
donde oscuramente crece 
el poema, con la obstinada 
fuerza de cuanto se abre
paso en el mundo. Y digo qué dios
de penuria habita la casa
del mañana, oculta en dónde la hoja
de acero, el tiempo feroz de los vivos.
Alzado al fin este canto
al sol de un verano tan leve
el agua que nadie ha de beber
el terror a esa otra mar de la noche
la inminente cayendo 
al fondo de todos los espejos.


EN TI 
 Pienso en ti, justo cuando la noche más oscura se vuelve y
más honda y más pura que el mismo río que nos lleva y del
cielo abajo hasta los ojos en su larga lluvia pensaba entonces: de
cristales rotos o de gotas lentas de silencio he cantado, o tal vez de
lo que siempre muere o mata. Pensaba en ti cuando la risa era como un
viento, y por la boca de un muerto corría. Corría.