martes, 30 de julio de 2013

Ventana Indiscreta

El desconsuelo de aquel solitario enfermo terminal fue tal, que al mirar por la ventana y ver a su amorosa enfermera abrazada con un hombre, se resignó por segunda vez porque ahora ya no tenía razón para sobrevivir.


Rodolfo Vargas Aignasse